sábado, 24 de enero de 2015

Charlotte and Woody

Hoy es Asi

El desarrollo de la inteligencia artificial

http://cyborgcultura.ticbeat.com/el-desarrollo-de-la-inteligencia-artificial-debate-oscila-entre-dos-extremos/
artificial_intelligence
El cine ha sido unos de los primeros canales que se ha atrevido a difundir la imagen futurista de la evolución de la inteligencia artificial (IA), algunas veces con notas apocalípticas de una sociedad distópica que ya no tiene reservado ningún lugar para la raza humana, otras dominada por las paradojas éticas y sociales que ejerce la dicotomía entre las existencias de los sistemas informáticos avanzados y la especie humana.
Películas míticas como 2001: A space OdysseyTerminator,Robocop o si pensamos en las más recientes Her oTranscendence, han abierto un debate polémico que ha cogido complejidad con el paso del tiempo dado que desde 1968, el año en que Stanley Kubrick estrenó su obra de referencia, hasta el presente, la IA ha conocido una transformación fundamental, tanto en ubicuidad como en inteligencia, y lo más importante, en su rápida proliferación.  

Las tecnológicas se apuntan a la conquista de robots

Los robots llevan un buen tiempo invadiendo los laboratorios experimentales de las compañías tecnológicas o de los investigadores que están en constante búsqueda de versiones mejoradas.
Google empezó desde hace dos años su plan de crear una división dedicada a las maquinas inteligentes, Facebook dio señales de querer diversificar su modelo de negocio apostando por las compañías fabricantes de drones, mientras que Amazon también se apuntó a la competición para encontrar soluciones automatizadas en su servicio de entregas.
A raíz de las adquisiciones consecutivas de compañías especializadas en robótica por parte de los grandes nombres del sector tecnológico, han empezado a surgir muchas especulaciones sobre los objetivos que han motivado la avalancha de intereses comunes por el mundo de la IA, aunque hasta el momento muy poco se sabe cuál es el gran plan que hay detrás.
Es muy probable que las preguntas encuentren una respuesta definitiva dentro de muchos años a partir de ahora si tenemos en cuenta que las predicciones de los especialistas sitúan este sector en una fase todavía muy incipiente.
Una cosa está clara, al lado de los grandes defensores que ven el nacimiento de las réplicas artificiales como el próximo gran avance de la trayectoria de inteligencia humana, empiezan a alzarse otras voces que no están tan convencidas de los supuestos efectos benéficos que podría traer para el futuro de la humanidad.

Un acuerdo para evitar posibles peligros

“Los beneficios potenciales son enormes, ya que todo lo que tiene la civilización por ofrecer es un producto de la inteligencia humana. No podemos predecir lo que podemos lograr cuando esta inteligencia aumente las herramientas de la inteligencia artificial (IA), pero la erradicación de la enfermedad y la pobreza ya no es algo insondable. Debido al gran potencial de la IA, es importante investigar cómo cosechar sus beneficios mientras evitamos los peligros potenciales”.
La declaración citada más arriba forma parte de una carta abiertaque consiguió reunir más de 4.000 firmas de científicos y académicos de la industria IA a favor del desarrollo de sistemas “robustos y benéficos para la humanidad”.
El control de las máquinas automatizadas, capaces de matar de forma indiscriminada (robots de guerra), las responsabilidades de los coches autónomos o la posibilidad de perder el control de los sistemas de inteligencia artificial fueron algunos de los temas principales.
El manifiesto pensado para trazar un límite a la capacidad de las generaciones de autómatas que están a punto de nacer, ha recibido el reconocimiento oficial de personalidades conocidas como el físicoStephen Hawking, el cofundador de Skype, Jaan Tallinn, el CEO de SpaceX, Elon Musk, junto con algunas de las figuras más relevantes de universidades como Harvard, Stanford, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Cambridge y Oxford o empresas como Google, IBM y Microsoft.

La seguridad, una condición esencial

En un camino en el cual ya no hay vuelta atrás, la cuestión en torno a la cual gira la garantía de los beneficios del sector de inteligencia artificial se basa en la “creación de medios creíbles para hacerlos seguros”. En este sentido entran en consideración cuatro factores importantes explicados más en detalle en un documento al que hace enlace la carta abierta:
  1. Verificación: demostrar que el sistema se ha construido de acuerdo con las instrucciones deseadas
  2. Validez: asegurarse de que un sistema que respeta las propiedades formales de diseño no tenga comportamientos no deseados
  3. Seguridad: prevenir la manipulación deliberada por parte de los terceros no autorizados
  4. Control: permitir el control humano significativo sobre un sistema IA después de iniciar sus operaciones
Las consideraciones teoréticas se han juntado con las iniciativas deapoyo económico para  poner en práctica el llamamiento realizado a través de la carta. Este mes, Elon Musk decidió hacer unadonación de 10 millones de dólares para el Instituto del Futuro de la Vida, la organización sin ánimo de lucro que acogió la iniciativa, en señal de apoyo al programa de investigación global dirigida a mantener el desarrollo IA beneficioso para la humanidad.
Observando la posición prudente de los creadores de inteligencia artificial, la principal conclusión que se extrae es que a medida que el diseño de robots se vuelva más complejo hace falta pensar en cómo solucionar futuros problemas de un sector en el cual todavía abundan muchas incógnitas a nivel social, ético y legal.

Mi interés por la tecnología ha nacido cuando me he dado cuenta de que nos permite ver el lado escondido de la realidad. Todavía quedan muchas cosas por descubrir y suficiente curiosidad para entender lo que realmente somos. Especializada en Periodismo y Marketing, he podido compartir experiencias con profesionales del mundo empresarial tecnológico. Siempre en búsqueda de ideas, escribo para hacer conocido el trabajo innovador, capaz de cambiar los problemas en soluciones.

viernes, 23 de enero de 2015

Beautiful Mull

Gracias x ser y estar

El apego afectivo le viene muy bien a nuestro cerebro

http://facundomanes.com/2014/03/30/el-apego-afectivo-le-viene-muy-bien-a-nuestro-cerebro/ 

“Me contás un cuento?”, suelen pedir los niños a sus padres o a sus hermanos mayores antes de dormir. ¿Por qué lo harán? ¿Será que buscan conocer una vez más la historia de dragones y princesas o, más bien, querrán que esa voz familiar los acompañe en ese último rato de vigilia?
Resulta difícil pensar en cualquier comportamiento que sea tan importante para nosotros como lo es el apego. La alimentación, el sueño y la locomoción son imprescindibles para la supervivencia, pero el ser humano, como ya ha planteado la filosofía, es un “animal social”.
Son nuestros lazos sociales los que nos permiten una vida plena.
El apego entre cuidador y bebé se comprende como un sistema de regulación diádica (según el diccionario, dos seres estrecha y especialmente vinculados entre sí). Las conductas de cuidado de la madre (cuidador primario) le permiten al niño desarrollar mecanismos para regular el estrés, las emociones, las situaciones novedosas y comprender los estados mentales en épocas posteriores. De esta manera las experiencias vinculares madre-hijo de los primeros años de vida son críticas en el desarrollo de circuitos cerebrales implicados en la regulación (fisiológica, afectiva, conductual) del niño. Las experiencias de apego estarían asociadas al desarrollo y conectividad del hemisferio derecho del cerebro del bebé y en particular a redes cerebrales que forman parte de lo que se ha denominado el “cerebro social”. Entre ellas, las que implican la habilidad para inferir los estados emocionales e intencionales de los otros.
Otro momento clave en el desarrollo del cerebro social es la adolescencia, una etapa crítica con cambios sustanciales en el “cerebro social”.
En este período de transición y cambios, los adolescentes con apego seguro se verán favorecidos en la reorganización cerebral al contar con figuras de apego disponibles para realizar procesos de regulación interactiva con ellas, figuras que continuarán influyendo en el desarrollo de nuevas habilidades sociales.
Nuestro equipo investigó a adolescentes con diferentes estilos de apego en los cuales se exploró el procesamiento de información emocional.
A los participantes se les presentaron estímulos (rostros y palabras) con valencia positiva o negativa, mientras se les realizaba un estudio que permitía ver la actividad eléctrica cerebral. Los resultados mostraron que los adolescentes con diferentes estilos de apego procesan, a nivel cerebral, de forma diversa la información emocional. Los adolescentes con estilo de apego inseguro mostraron un sesgo negativo para el procesamiento de información, lo que sugeriría que son más propensos para detectar estímulos negativos y así activar conductas evitativas. Esto puede comprenderse porque los mismos percibirían al entorno como más amenazante.
Otro hallazgo relevante fue que los adolescentes con apego seguro presentaron mejores habilidades en tareas que evaluaban funciones ejecutivas.
Estos resultados son acordes a lo mostrado en estudios anteriores que sostienen que el apego seguro se asocia a mayores habilidades cognitivas. Un elogio más, esta vez desde la ciencia, del arte del arrullo.

Piensa diferente

glass of wine by the loch

En Surfside Beach.

Mentalidad Networking: la eficacia de la solidaridad

http://jccubeirojc.blogspot.com/2015/01/mentalidad-networking-la-eficacia-de-la.html

Ayer estuve en el NH Eurobuilding, en un acto solidario organizado por José Ángel García: Mentalidad Networking. Un evento con siete ponentes (entre 15-30’ cada uno) y la posibilidad de conectar después entre los participantes. Mi gratitud a los organizadores por una idea tan poderosa.
El primero en el turno de la palabra fue mi amigo Álex Rovira, que nos habló de ‘Creer, Crear, Lograr’. El valor de las creencias, de la creación (la inteligencia al servicio del amor) y de los logros. Una presentación maravillosa, con vídeos inspiradores de Cristóbal Colón (La Fageda) entrevistado por Jordi Évole, de pintor invidente Ataúlfo Casado (una de las “historias de vida” de Aviva) y de los Hoyt. Posteriormente, mi gran amigo Mario Alonso Puig nos habló del poder de las decisiones que cambian nuestra vida. También nos puso un vídeo precioso sobre un chico en la cola de un establecimiento que duda si hablar con una chica y los “universos paralelos” de que lo hiciera o no (ya sabes una de mis frases favoritas, de Shakespeare, “Nuestras dudas son traidoras, porque nos hacen perder aquello que pudimos ganar, por miedo a intentarlo”).
El “tercer espada” de la mañana fue Manuel Campo Vidal, que trató el tema de Comunicar Eficazmente. “El valor de una empresa es la capacidad de su líder para comunicar”. De una forma muy práctica, nos aleccionó para no abusar del powerpoint, de escuchar con atención, de ajustarnos a los tiempos previstos…
La presentación de un servidor se titulaba ‘Desarrollar el talento en la empresa’. Algo que suena a rollo, sin duda. Sin embargo, hemos de replantearnos qué es el talento (“un término de la psicología popular”, como señalaba José Antonio Marina el martes en Valencia), cómo desarrollarlo (la formación es condición necesaria, imprescindible; la actitud es cuestión de emociones, lenguaje y postura; el compromiso es la energía que le ponemos al proyecto; el encaje cultural es irrenunciable) y qué es realmente una empresa (de las 3.139.196 empresas en España –DIRCE-, el 99’88% no pasa de 9 empleados; solo 3.800 cuenta con más de 250 profesionales; “si duplicáramos las empresas medianas, la productividad aumentaría un 15% y se crearían 700.000 puestos de trabajo, según el Consejo Empresarial para la Competitividad, 14-Nov-2014). Precisamente en las sesiones del Foro Económico Mundial que se están celebrando en Davos se están tratando estos temas, en el paso del Capitalismo al Talentismo.
Posteriormente, nos hablaron el propio José Ángel García, que nos contó qué le impulsó a esta iniciativa de Networking solidario (el Padre Ángel recibió 10.000 kilos de alimentos para Mensajeros de la Paz; los ingresos de Mentalidad Networking han ido destinados a la Federación Española de Bancos de Alimentos); Agustín Medina, uno de los mejores publicistas españoles, que trató el paso del marketing de consumo al marketing de usuarios, con una provocadora propuesta: “La comunicación es el nuevo marketing”; y mi apreciada Marta Romo, que nos ayudó a “entrenar nuestro cerebro”, a través del sueño, la actividad contemplativa, “hacer nada” y el brainfitness. Muchas gracias a todos ellos.
Me alegré mucho de ver a grandes amigos como José María Gasalla y Maite, Yolanda y Ana Sáenz de Tejada, José Pedro García, Mercedes Navarro, Antonio García Vaquerizo, Joaquín. Patri Baena, Pablo, etc. Muchas gracias a tod@s vosotr@s por participar.

what a beautiful mornin for riding, have a great day everyone

En Microteatro Miami

Meditar es bueno para el cerebro

http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20150123/54424664971/meditar-es-bueno-para-el-cerebro.html 
Ya se sabe que técnicas como el yoga o el taichi ayudan al bienestar físico del cuerpo, pero ¿influyen en el cerebro? Faltan estudios, pero los que existen apuntan a que esas prácticas mejoran su plasticidad y afectan en positivo a sus funciones

Leer más: http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20150123/54424664971/meditar-es-bueno-para-el-cerebro.html#ixzz3PhmKiuf3
Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia  


Meditar es bueno para el cerebro
A menudo no somos conscientes del placer de estar sentados sin hacer nada, dejando vagar la mente en el aquí y el ahora, sea en la playa, dejándonos llevar por el sonido de las olas; en el monte, al lado de un arroyo, o simplemente en casa. No sólo es una experiencia relajante, que nos ayuda a equilibrar nuestros pensamientos tras una jornada de trabajo y a reencontrarnos; si además prestamos atención a nuestros pensamientos, a algún objeto externo o a nuestra consciencia, estaremos meditando. Etimológicamente, meditación proviene del latín meditatio, que definía un tipo de ejercicio intelectual. La usamos para describir la práctica de un estado de atención concentrada, sea sobre un objeto externo, nuestro pensamiento, o simplemente sobre el propio estado de concentración.

Desde la década de 1960, y muy especialmente desde que en 1968 los Beatles fueron a India para asistir a un curso de meditación trascendental en el ashram del Maharishi Mahesh Yogi, el gurú fundador del movimiento Meditación Trascendental, muchas técnicas tradicionales orientales de concentración y relajación han ido ganado adeptos en Occidente, como el yoga, el tai-chi.... Se les atribuyen diversos beneficios, pero las evidencias científicas han sido siempre muy escasas, más allá del simple efecto de relajación que producen el silencio y la tranquilidad. Sin embargo, desde el 2009, un número creciente de trabajos experimentales han examinado los efectos de la meditación sobre la función, la conectividad e incluso la morfología en distintas zonas del cerebro.

Se ha visto, por ejemplo, que favorece el control emocional, tanto a nivel funcional como también estructural del cerebro. Con ello no queremos decir que todos los beneficios que en algún momento se hayan podido atribuir a estas técnicas de meditación sean científicamente ciertos (sobre todo aquellos con tintes a veces casi milagrosos o sobrenaturales), ni tampoco las explicaciones pseudocientíficas sobre el motivo de estos beneficios –como la existencia de energías místicas que solo pueden percibir unos pocos iniciados con algún tipo de don especial–. Sin embargo, actualmente hay pocas dudas sobre su influencia en ciertos aspectos de nuestro comportamiento, a través de funciones cerebrales. El concepto gira en torno a la idea de que meditar con el cerebro, es un beneficio para el cerebro mismo.

Taichi: plasticidad cerebral, atención sensorial y motora 
Este es uno de los trabajos más recientes. A principios del 2014, Xi-Nian Zuo, director del laboratorio de conectómica funcional de la Universidad de Pekín y miembro de la academia de Ciencia de China, y su equipo de colaboradores, se preguntaron hasta que punto la práctica del taichi modifica la organización funcional del cerebro. La conectómica, por cierto, es la disciplina científica que estudia cómo se establecen y se mantienen las conexiones neurales.

El taichi, más propiamente dicho taichichuan –una expresión que se puede traducir como “puño supremo último”–, es un arte marcial interno de origen chino para la lucha cuerpo a cuerpo, aunque actualmente se usa sobre todo como una técnica de meditación en movimiento. Se basa en la realización de una serie de movimientos lentos encadenados, durante los cuales la respiración pausada y el equilibrio en los movimientos se mantienen bajo control consciente, lo que permite favorecer la relajación y la autoconciencia. Los datos históricos sobre su origen son muy contradictorios, y a pesar de que los documentos más antiguos están fechados en el siglo XV, hay quien dice que podría ser anterior. Los primeros estudios científicos sobre los supuestos efectos beneficiosos de su práctica se iniciaron en los noventa, e indicaron que mejora la presión arterial en las personas con hipertensión, favorece la rehabilitación cardiaca en las que han sufrido un infarto y hace disminuir los síntomas de depresión. Unos efectos que, sin embargo y sin menoscabar su importancia, se pueden explicar por los simples beneficios psicológicos de la relajación. En este trabajo que comentamos más extensamente se hizo un seguimiento de la actividad neural de practicantes de taichi con un sistema de resonancia magnética funcional no invasiva, que permite examinar la arquitectura funcional del cerebro con una alta resolución espacial.

Se examinó un grupo de voluntarios de entre 50 y 55 años, que reunían unas mismas características culturales, educativas y de estado general de salud. La mitad eran practicantes de taichi, y el resto no lo habían practicado nunca ni tampoco hacían uso de ninguna otra técnica específica de relajación ni entrenamiento del equilibrio. Al comparar la actividad neural de ambos grupos, se observó que los practicantes del taichi presentaban más homogeneidad funcional en una región del cerebro denominada giro poscentral derecho, que se correlaciona con una integración superior de las áreas sensoriales y motoras, y contrariamente una homogeneidad funcional más baja en otra área denominada corteza cingulada anterior, que se correlaciona con la optimización funcional de las áreas de control de la atención.

Dicho de otro modo, y según concluyen los autores de este trabajo, la práctica regular del taichi parece actuar sobre la plasticidad del cerebro de forma que puede mejorar la capacidad de mantener la atención y favorece la integración sensorial y motora, optimizando el funcionamiento de ciertas áreas del cerebro. Sin embargo, los mismos investigadores no descartan que estas diferencias cerebrales puedan ser anteriores a la práctica del taichi, de manera que sean el motivo, o uno de los motivos, que lleven determinadas personas a querer practicar este arte marcial, y no una consecuencia de practicarlo. Para dilucidar este punto sería necesario repetir el estudio con nuevos voluntarios, para examinar su cerebro antes de que comenzaran a practicar taichi y comparar los resultados con nuevos escáneres realizados unos años más tarde. Una búsqueda en la literatura científica nos ofrece más de 200 experimentos clínicos –también llamados “ensayos clínicos”– sobre la utilidad del taichi en aspectos tan diversos como pérdida de equilibrio en la vejez, colesterol, artritis, síndrome de abstinencia, hipertensión, hiperglicemia, depresión, fibromialgia, osteopenia post-menopáusica, problemas cognitivos, patología respiratoria, dolor lumbar, traumatismo craneoencefálico, accidentes cerebrovasculares, enfermedad cardiovascular, insomnio, falta de respuesta inmunológica, o enfermedad de Parkinson. En la mayoría de los casos se trata de estudios no aleatorizados o sin un buen grupo de comparación, lo que hace que sus resultados no sean del todo generalizables.

Yoga y meditación trascendental 
También en el 2014, un grupo de científicos de la sección siberiana de la Academia de Ciencias Rusa analizaron si la práctica del yoga puede afectar de forma permanente la función emocional. El yoga es una disciplina física y mental que tradicionalmente se ha asociado con prácticas de meditación en diversas religiones orientales, como el hinduismo, el budismo y el jainismo. Etimológicamente, la palabra yoga proviene del sánscrito ioga, que a su vez procede del verbo iush, que significa “colocar el yugo (a dos bueyes, para unirlos), concentrar la mente, absorberse en meditación, recordar, unir, conectar y otorgar”. Es la misma raíz de los términos castellanos yugo y conyugal. Su origen histórico es incierto. Según la mitología hindú, es eterno y siempre existió. Históricamente hablando, en 1931 el arqueólogo británico sir John Marshall descubrió en las ruinas de Mohenjo-Daro (Pakistán) un sello con figuras del siglo XVII a.C. en el que se ve una supuesta criatura antropomorfa con cuernos en una posición sentada con las piernas cruzadas que recuerda una postura típica del yoga, lo que podría indicar que esta disciplina física y mental tiene más de 35 cinco siglos de antigüedad.

Sea como fuere, hace tiempo que se sabe que el yoga puede ser una buena terapia antiestrés y es útil como coadyuvante en determinadas enfermedades psicosomáticas, lo que significa que contribuye a superarlas sin ser la causa directa y única de su curación. En este trabajo se monitorizó la actividad cerebral de practicantes de yoga y se comparó con la de personas ajenas a esta técnica, lo que permitió observar si había cambios permanentes en la función emocional. Además, a largo plazo también parece incrementar el control consciente, a través de la actividad de las denominadas corteza frontal y prefrontal sobre las respuestas automáticas de la amígdala, que es la zona del cerebro encargada de las respuestas emocionales.

Estos son sólo dos trabajos científicos, pero hay más. Algunos han sugerido que la meditación también incrementa la capacidad atencional y la flexibilidad cognitiva, es decir la capacidad para cambiar de pensamiento sobre dos conceptos distintos y de pensar en múltiples conceptos a la vez. Así, los meditadores expertos se ven menos afectados por los estímulos que tienen cargas emocionales negativas que quienes no practican ningún tipo de meditación.

También se han encontrado diferencias en los mecanismos de control emocional entre los meditadores expertos y los principiantes. Mientras que en los primeros la meditación actúa sobre la denominada corteza cingulada media y posterior, en los principiantes lo hace sobre la amígdala. La diferencia puede ser importante, puesto que la corteza cingulada está implicada en la anticipación de recompensas, la toma de decisiones, la empatía y el control emocional, mientras que la amígdala es la zona del cerebro donde se gestan las emociones de forma preconsciente. Según los autores de este trabajo, esta diferencia implica que los expertos alcanzan la estabilidad emocional a través de la aceptación de su estado emocional, mientras que los principiantes reprimen directamente los estados emocionales negativos. La psicología clínica moderna incorpora algunos aspectos de la meditación y el yoga en sus llamadas “terapias de tercera generación”, más en concreto en la terapia conocida como mindfulness. De nuevo, aunque hay un cierto acuerdo entre expertos sobre la utilidad de esta técnica en el control de la ansiedad y en la depresión leve-moderada, faltan estudios bien diseñados para llegar a conclusiones sobre su utilidad en la mayoría de trastornos mentales.

En un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Harvard en el que se examinó el cerebro de 20 personas que practicaban la meditación budista y se comparó con otros individuos, se vio que los que la hacían regularmente tenían un mayor volumen de tejido cerebral en determinadas zonas de la ya mencionada corteza prefrontal y en la ínsula, una estructura relacionada con la empatía. En esa línea, la meditación no sólo parece actuar a nivel del control emocional, es decir, sobre aspectos funcionales del cerebro, sino también anatómicos, como en la ínsula recién citada. Así, por ejemplo, se ha demostrado que la meditación también incrementa la cantidad de materia blanca del cerebro en algunas de las principales rutas neurales que conectan las áreas asociativas y receptivas con las motoras y premotoras, y las que conectan el hipocampo y la amígdala.

En la misma dirección, hace pocos meses un trabajo realizado por científicos de las universidades de Oregón, Texas y California permitió descubrir un mecanismo molecular que explicaría este aumento de sustancia blanca en los meditadores expertos. La meditación incrementaría el ritmo de las denominadas ondas zeta del cerebro, que normalmente están asociadas con las primeras etapas del sueño y reflejan estados emocionales positivos y de atención hacia los propios pensamientos y el propio cuerpo, lo que activaría la función de una enzima cerebral denominada calpaina implicada en la memoria y el aprendizaje. Esta enzima también actúa sobre la plasticidad neural –a su vez ligada a la memoria y el aprendizaje–, y además activa las denominadas células de la glía, que desempeñan una función de soporte de las neuronas. En conjunto, todo esto favorecería un incremento de la conectividad neuronal.

Los efectos de la meditación 
Según investigadores de la Universidad de California, los meditadores expertos muestran una mayor actividad de la enzima telomerasa, encargada del mantenimiento de los extremos de los cromosomas –los denominados telómeros–, lo que redunda en un retraso del envejecimiento celular. De forma contraria, se ha visto que el estrés crónico reduce la actividad de esta enzima.

Meditación y estrés 
Hoy sabemos que el cerebro resulta crítico para la regulación del estrés, y que éste puede modificar el funcionamiento y la estructura del mismo. En tanto que el cerebro es capaz de determinar qué tipo de estímulos han de producir una respuesta de estrés en el organismo, se convierte en el órgano clave para que una respuesta de estrés sea adaptativa o desadaptativa para la persona. ¿Cómo responde el cerebro ante el estrés? Hoy sabemos que delante de una situación de estrés crónica experimenta cambios funcionales y estructurales en diferentes regiones que pueden ser reversibles con el tiempo. Dos de estas regiones son la corteza prefrontal y el hipocampo. Dado que se trata de regiones que son claves para diferentes procesos cognitivos (toma de decisiones, atención, aprendizaje y memoria, regulación de la emoción), no es de extrañar los efectos del estrés sobre la cognición y la emoción.

¿Podría ayudarnos la meditación a minimizar los efectos que tiene el estrés sobre la función cerebral? Diversos estudios publicados en el 2010 y el 2011 por distintos equipos de trabajo han encontrado, por ejemplo, que la meditación altera el flujo sanguíneo en algunas zonas del cerebro relacionadas con la respuesta al estrés, y que la corteza prefrontal se muestra mucho más activa durante la práctica de meditación que durante la ejecución de tareas cognitivas que inducen un estado elevado de concentración. También se ha detectado un aumento del flujo sanguíneo en regiones pertenecientes a redes neurales atencionales y de regulación de la emoción, aunque todavía queda por desvelar si eso va ligado a una mejora del aprendizaje y la memoria.

Y no sólo se han detectado cambios funcionales sino también estructurales relacionados con la meditación y su influjo positivo sobre el estrés. Por ejemplo, se ha visto que en las personas que han estado meditando durante años el espesor de la corteza prefrontal de su cerebro es mayor; que tras un curso intensivo de meditación de 11 horas aumenta el grosor de la sustancia blanca en las cortezas frontal y cingulada anterior, y que en personas que han participado durante ocho semanas en un programa de meditación también incrementa la sustancia gris del hipocampo izquierdo y de otras regiones cerebrales.

¿Qué queremos decir con todo ello? Teniendo presente cuáles son las estructuras cerebrales diana de los efectos del estrés (precisamente la corteza prefrontal e hipocampo), y teniendo en cuenta que estas regiones son de cardinal importancia para diferentes procesos cognitivos y para la regulación de la emoción, podríamos pensar que los cambios funcionales y estructurales encontrados después de la meditación en dichas regiones podrían ayudar a minimizar los efectos que el estrés pueda ejercer sobre el sistema nervioso y, por ende, sobre nuestras capacidades cognitivas y emocionales.

Los genes y la meditación 
Finalmente, también se ha visto que la meditación no sólo afecta al funcionamiento del cerebro y algunos aspectos de su anatomía, sino también al funcionamiento de algunos genes. El año pasado, por ejemplo, se demostró que la práctica regular de meditación favorece la expresión de determinados genes relacionados con actividades antiinflamatorias y con la recuperación física y emocional ante situaciones de estrés, es decir, con la capacidad de resiliencia, unos genes denominados RIPK2 y COX2. Concretamente, parece ser que la meditación altera la función de una enzima implicada en las modificaciones epigenéticas, que contribuyen a regular la función de determinados genes sin alterar el mensaje que contienen, y en este caso afectaría a la funcionalidad de los dos genes mencionados. En definitiva, tomados en su conjunto todos estos resultados también contribuyen a explicar algunos de los efectos beneficiosos de estas prácticas sobre la salud humana.

Corolario: la relativa facilidad de meditar sin supersticiones
A pesar de que el número de trabajos científicos sobre las diversas formas de meditación no es todavía muy extenso, lo cierto es que todos ellos parecen confirmar la utilidad de estas prácticas para potenciar determinados aspectos funcionales del cerebro, como el control emocional, la capacidad atencional, la flexibilidad cognitiva, el aprendizaje y la memoria. Para algunas personas, meditar puede parecer algo difícil de realizar, lo que explica que a menudo estas prácticas se hayan asociado a religiones y pseudoreligiones, con explicaciones místicas acientíficas que, generalmente, lo único que hacen es ensalzar el papel del gurú/entrenador.

Quizás usted medite habitualmente sin ser plenamente consciente de ello (bella paradoja, por cierto). Meditar es algo tan sencillo como tomarse un tiempo para no pensar en nada de forma consciente o centrar la conciencia en los propios pensamientos, en el mismo hecho de la meditación, en algún objeto externo o en el ritmo de la respiración, siempre en el aquí y el ahora, respirando pausadamente, en un ambiente de relajación alejado de estrés. Sin ánimo de desmerecer las técnicas milenarias de meditación y sus correspondientes expertos, no es descartable que su vecina que se sienta en el portal a ver sin mirar el pasar de gentes y coches, esté meditando sin saberlo. No se lo diga: rompería el encanto. 
Cervell de Sis: David Bueno, doctor en Biología; Enric Bufill, neurólogo; Francesc Colom, doctor en Psicología; Diego Redolar, doctor en Neurociencias; Xaro Sánchez, doctora en Psiquiatría, y Eduard Vieta, doctor en psiquiatría


Leer más: http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20150123/54424664971/meditar-es-bueno-para-el-cerebro.html#ixzz3PhmYZiGT
Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia

dont think we will be crossing that river this mornin!!

Llueve fuerte en la ciudad

ATENCIÓN PLENA, AQUÍ Y AHORA

http://nomaspalidas.com/atencion-plena-aqui-y-ahora/ 
meditacion
Por Rafael Rubio

“Si le enseñáramos meditación a cada niño de ocho años, eliminaríamos la violencia del mundo, en una sola generación”. Dalai Lama.

Mindfulness significa “atención plena” a lo que podríamos añadir “al aquí y ahora”. La atención plena al aquí y ahora implica estar focalizado al máximo, evitar la dispersión, concentrar toda la energía y recursos en los objetivos marcados, utilizar todo el potencial creativo que tenemos. 
Por acostumbramiento (automatización mental) la mente humana se aferra a cualquier sensación placentea y desea apropiarse de ella, repetirla e intensificarla y así se genera más apego y codicia. Cuando la experiencia es desagradable la mente la rechaza, la resiste y se resiente, generando odio, aversión e ira y si lo que percibe es neutro se aburre y se enoja.
En cambio cuando meditamos progresivamente empezamos a actuar con efectividad aquí y ahora, nos liberamos del pasado y del futuro donde habitan todos los miedos. La meditación ordena, higieniza, descontamina la mente. Aleja la negatividad del cuerpo y evita que se produzcan reacciones bioquímicas que son tóxicas para nuestro físico.
Toma cierto tiempo aprender a meditar pero a determinada altura nuestra mente logrará manifestarse en su estado natural y dejará de pensar en lo que pasó ayer o en lo que hay que hacer mañana. El inconsciente es un gran almacén de ideas, impulsos y temores, por lo que meditar también nos conecta con ese gran tanque de información y nos vuelve más creativos.
Estas son las principales razones por las cuales en las empresas más punteras e innovadoras del mundo de hoy,  hay un boom de las técnicas de mindfulness. Apple, Google, Nike, Procter & Gamble, eBay, Twitter, AstraZeneca, AOL, General Mills y Huffington Post están aplicando programas de mindfulness de manera amplia y con enorme éxito. En Google ya han pasado por su curso de mindfulness 4.000 de sus 35.000 empleados. En General Mills el programa formativo MindfulLeadership (liderazgo atento o consciente) está teniendo un gran impacto en sus directivos.
Mindfulness nos permite manejar el estrés de forma efectiva, pero además nos convierte en personas de alto rendimiento. Por eso el interés es creciente y seguirá aumentando en los próximos años en las empresas.
La meditación potencia la salud celular 
Los estudios revelan que el bienestar mental que produce esta práctica tiene un profundo efecto en la fisiología humana.
Los cambios psicológicos positivos que propicia la meditación están relacionados con un aumento de la actividad de la telomerasa, una enzima esencial para el mantenimiento de la salud celular del organismo. Esto es lo que revela un estudio realizado por científicos norteamericanos, que es el primero en relacionar el bienestar y los cambios psicológicos que ayudan a enfrentar el estrés con un aumento de dicha enzima. Los resultados obtenidos vienen a sumarse a los de otros estudios, que apuntan a que esta práctica es altamente beneficiosa, tanto para la salud mental como para la salud física del ser humano. 
Meditación en las escuelas
En 2009, un estudio de la American University, del que participaron 300 estudiantes universitarios durante tres meses, reveló que la meditación trascendental puede prevenir problemas de hipertensión. Investigaciones anteriores han demostrado asimismo que la meditación puede mejorar las habilidades visuales, contener el avance del SIDA e incluso aliviar el estrés postraumático y el insomnio crónico.
Meditación para eliminar la violencia
Algo está mal en el mundo, en nuestro país, en nuestra ciudad. Mis primeros recuerdos perciben que el mundo siempre ha estado en conflicto; una guerra por aquí, un acto terrorista por allá y una revolución civil por acullá; esa ha sido una constante en la historia de la humanidad.
Sin embargo, en los últimos años han empezado a aflorar hechos como la violencia de la madre a la maestra, y el incremento de la violencia doméstica, la violencia en el deporte y la violencia en los espacios públicos.
No solo son naciones, etnias o grupos (que luchan por la libertad, la supervivencia, un territorio o una ideología) los que apelan a la violencia para resolver sus conflictos. Ahora también son individuos digamos que “normales” (estudiantes, señores, mamás) que en su vida cotidiana pierden la noción de la realidad, sufren ataques de neurosis y utilizan la agresión cuando algo les produce aversión o simplemente no lo entienden.
Lamentablemente los seres humanos seguimos entrenando nuestra mente para vivir bajo la sombra del sufrimiento y la insatisfacción. Nos entrenamos a tener celos, a aferrarnos, a sentir angustia, tristeza, desesperación, codicia. Nos entrenamos a encolerizarnos ante cualquier provocación y más cuando por el mal ejemplo y la pérdida de confianza o la inacción, se han perdido los límites.
Estoy convencido (no solo porque hay importante evidencia científica que lo respalda, sino porque también lo he experimentado) que a través de la meditación (una herramienta fundamental para esta milenaria tradición espiritual, pero no exclusiva), todos podemos cambiar nuestros hábitos y tendencias. Como dice la frase del inicio, del Dalai Lama, “Si le enseñáramos meditación a cada niño de ocho años, eliminaríamos la violencia del mundo en una sola generación”.
Evidentemente no espero que mentes ya muy desequilibradas comiencen a meditar. Tampoco propongo que a los protagonistas de la violencia descripta los jueces les impongan una pena de 200 horas de meditación. Pero lo que sí espero es que poco a poco se vayan rompiendo los mitos y barreras culturales o religiosas alrededor de esta práctica introspectiva. Y quién sabe, quizá algún día, también pueda llegar la meditación a los sistemas educativos y entonces sí podríamos esperar un verdadero cambio en el mundo.
Como dice David Cooperrider, uno de los creadores de Indagación Apreciativa, “Los sistemas humanos crecen y se desarrollan en dirección de los temas que más hablan y de las preguntas que se formulan”.
Donde está mi atención, está mi mundo. 

Artículos relacionados:

pickle making friends with the swans

Gran compañero de aventuras y de las mejores actuaciones. Te quise te quiero y te querré !!! Genio e Impune amigo admirado

Innovación disruptiva, ¿es una estrategia empresarial?

http://innokabi.com/innovacion-disruptiva-no-es-estrategia-empresarial/ 
El concepto innovación disruptiva, acuñado por Clayton Christiansenprofesor de Harvard y autor del libro: “The innovators dilemma“, realmente no es una estrategia empresarial.
En este artículo explico por qué.
Pero independientemente de eso,… ¿es posible desarrollar innovación disruptiva en la industria?
También hablo de algunas claves que te pueden ayudar a innovar en tu empresa, con inteligencia.
Espero que te guste.
Innovación disruptiva en Diario de Navarra por Alfonso Prim blog innokabi parte a
Innovación disruptiva en Diario de Navarra por Alfonso Prim blog innokabi parte b
¡ Abre un debate sobre el tema dejando tu comentario !
Autor: Alfonso Prim (@Alfonso_Prim)
Otros artículos relacionados.
Si deseas ponerte en contacto con nosotros o recibir información sobre nuestros talleres o asesoramiento, puedes hacerlo pinchando aquí o enviando una mail a contacto@innokabi.com

Autumn