sábado, 24 de septiembre de 2016

El ritmo actual de la innovación es tal que tenemos que mantenernos estudiando constantemente.

Mostrando

Correlación es diferente de causación

http://notasaprendiz.weebly.com/blog/correlacion-es-diferente-de-causacion 

"Una de las primeras cosas que se enseñan en los libros introductorios de estadística, es que la correlación no es causalidad. También es una de las primeras cosas que se olvidan"
—Thomas Sowell

Imagen
Gracias a Gadini por la imagen (clic sobre ella para más info.)
Estaba yo leyendo y me encontré lo siguiente: “Las personas que toman suplementos vitamínicos tienden a vivir más y gozar de mejor salud”.

Aunque mi primer impulso fue ponerme los zapatos y dirigirme de inmediato a la farmacia; por fortuna decidí seguir leyendo y esperar para comprar las pastillitas de la (casi) eterna juventud. Algunos párrafos más tarde me encontré también con esto: “estudios clínicos han encontrado que tomar suplementos vitamínicos no tiene ningún efecto sobre la salud”.

¿Umm...?

La solución a la aparente contradicción radica en que la correlación no implica causación.

Si, es cierto que las personas que toman suplementos tienden a gozar de mejor salud; y también es cierto que los estudios realizados no han encontrado beneficios para las personas que los toman.

Resulta que quienes consumen este tipo de productos tienden a ser  personas que se preocupan y toman medidas para mejorar su salud. Además de tomar los suplementos, llevan un estilo de vida (dieta, actividad física, descanso) que los mantiene más sanos.

No son las pastillitas lo que los hace saludables, son las otras prácticas las que realizan el trabajo. Aunque existe una correlación, consumir suplementos no es la causa de la mejor salud de la que gozan estos individuos.

Otro ejemplo. Existe una fuerte correlación entre el consumo de chocolate y la cantidad de premios Nobel per cápita en un país. Cuanto más chocolate se consume más premios Nobel ganan los países por habitante.

Ehh… ¡espera! Antes de ir a embutirle a la niña todo el chocolate que te encuentres, a ver si la criatura se hace con el ilustre premio. Es bueno que sepas que este es otro de los casos en los cuales la correlación no implica causación.

El consumo de chocolate es un capricho que tienden a darse con mayor frecuencia los habitantes de países con mayores ingresos. En los países con menores recursos sus habitantes no ganan lo suficiente para consumir estas finuras amenudo.

La naciones ricas (donde se consume más chocolate) gozan de mejores sistemas educativos y mayores recursos para la investigación. Estas son la verdadera causa de la obtención de los premios.

Ahora bien, la causación si implica correlación, si A causa B, entonces A y B están necesariamente correlacionadas.

Por ejemplo, las temperaturas climáticas extremas están correlacionadas con un mayor consumo de electricidad. Es este caso si existe una relación causal: cuando hace mucho frío o calor, las personas utilizan más la calefacción y los aires acondicionados.

Entender la diferencia entre causación y correlación, es indispensable para mejorar nuestro pensamiento crítico y no dejarnos confundir  por muchas de las noticias que aparecen en los periódicos, revistas e Internet.

​Una vez más, correlación no implica causación.

”Los monstruos existen porque son parte de un plan divino y en las horribles características de esos monstruos se revela el poder del creador”. Umberto Eco

Qué son y cómo funcionan los mapas mentales

http://www.ticbeat.com/tecnologias/que-son-y-como-funcionan-los-mapas-mentales/
086_ TicBeat MapaMental 4

086_ TicBeat MapaMental 4


Escrito por Susana Herreros
Los mapas mentales son herramientas muy útiles a la hora de desarrollar y organizar ideas. Pero, ¿qué son y cómo funcionan?. En este artículo te lo contamos para que puedas sacar todo el partido a cada uno de los pensamientos que tengas para desarrollar tu trabajo.
Todos tenemos ideas. A veces, incluso, grandes ideas. Pero no siempre es fácilorganizarlas y darles un sentido para que sean realmente útiles para nuestra empresa. Y ahí es dónde entran los mapas mentales, un sistema para que puedas poner en orden tus notas y expresar las ideas de forma clara y precisa, sobre un tema determinado.
Cuando tienes una idea en tu trabajo y tienes que desarrollar los hilos que van surgiendo de ella, la creación de mapas mentales es una gran herramienta para hacerlo, ya que al combinar elementos visuales con textos, es más fácil la memorización y la organización.
085_ TicBeat MapaMental 3
En el centro del mapa siempre tiene que estar la idea principal, y de ahí irán partiendo las diferentes “calles” con los hilos que nacen de ella. Cada una de estas calles tendrá a su vez una idea o concepto que puede reforzarse con imágenes, colores, símbolos…
Utilizando estos mapas mejorarás la conexión entre ideas y podrás tener de un solo vistazo un resumen de los pensamientos secundarios que han surgido a raíz de la idea principal.

Herramientas para crear mapas mentales

Existen multitud de herramientas para poder crear tu propio mapa mental, ya tengas un PC o un Mac. También puedes encontrar aplicaciones para tu dispositivo móvil para que puedas desarrollar tus ideas en cualquier momento, sin tener que esperar a llegar a tu equipo.
Aquí puedes encontrar una relación de algunas, para que si te interesa, puedas probarlas y elegir la que mejor se adapte a ti.
  1. Mindjet Este programa para crear mapas mentales está disponible paraWindows y Mac y tiene un período de prueba de 30 días para que puedas decidir si es el que necesitas. Su precio es de 429 euros. También tiene funciones para planificar tareas en equipo, identificar recursos, asignar tareas…
  2. MindGenius Está disponible para Windows desde 205 euros (licencia para un usuario), aunque también tienes la oportunidad de probarlo y así poder ver si te convence. Puedes organizar tus ideas y tener un control de los proyectosde principio a fin.
  3. MindMeister Hay aplicaciones que son básicas para los emprendedores. Una aplicación para organizar pensamientos puede ser muy útil. Esta la encontrarás en Google play para Android y en iTunes para iOS. Organiza tus ideas en mapas dónde y cuando quieras desde tu dispositivo móvil. Puedes compartirlos desde tu teléfono o tablet y ver mapas públicos para conseguir inspiración. Aunque la instalas de forma gratuita, tiene compras integradas.
  4. Mapas mentales de GoConqr Esta herramienta está disponible online y para dispositivo móvil (iOS e iPhone) y es gratuita. Está más orientada hacia el aprendizaje, así que si estás estudiando, te será de gran ayuda.
  5. EDraw Mind map  En web puedes encontrar la versión profesional o freeware para Windows, Linux o Mac. En ella encontrarás los símbolos más universales para crear tu mapa, así como ejemplos y plantillas para poder realizarlo.

Cómo crear un mapa mental

Hemos descargado SimpleMind Free mind mapping, una aplicación con más de un millón de descargas en Google Play, y que está disponible para Android eiOS.La app es gratuita con funciones básicas, pero si quieres disfrutar de todo su potencial, tendrás que pagar 7,49 €.
Vamos a crear un mapa mental con esta aplicación, paso a paso. Hemos utilizado la versión de pago de esta aplicación para Android. Al instalarla y entrar en la app, verás un menú en el que  puedes seleccionar el estilo de tu mapa (escogiendo el estilo de los temas, las relaciones, los enlaces), en definitiva, personalizarlocon los colores, tipografías y conexiones que prefieras.
mapa mental 1
Ahora ya podemos comenzar a crear nuestro mapa. Añade la idea principal, escribe el texto que quieras y personalízala. Cambia el color, añade una imagen, una nota de voz… cualquier cosa para que el diseño que crees haga que de un vistazo puedas ver y memorizar fácilmente la idea principal y las ideas “hijo”.
Puedes ir añadiendo tantas ramas como creas necesario hasta que consigas tu mapa perfecto.
 Mapas mentales 2

¿Ya lo tienes? Pues ahora puedes imprimirlo, verlo como una imagen, guardarlo y una opción muy interesante: enviarla. Así podrás compartir el esquema perfectamente organizado de tu idea con cualquier miembro de tu empresa.
mapa mental 3

Se acabó garabatear ideas en un cuaderno… los mapas mentales vienen a ayudarnos a organizar nuestras ideas de forma perfecta y clara. Y lo que es más importante, compartirlas con los demás y que las comprendan fácilmente.

viernes, 23 de septiembre de 2016

"Esperar que el mundo te trate en forma justa porque eres una buena persona es lo mismo que esperar que un toro no te ataque porque eres vegetariano". Fritz Perls

Una dulce(?) conspiración

http://notasaprendiz.weebly.com/blog/una-dulce-conspiracion 

"La respuesta simple a por qué engordamos es que los carbohidratos son los responsables; las proteínas y las grasas no" —Gary Taubes

Imagen
Son muchas las cosas buenas que trae consigo el verano: días más largos, la playa, las piscinas, más ocasiones para disfrutar con amigos y familia… Y, como no, una de mis favoritas: las barbacoas.

Las carnes asadas al carbón son mi debilidad.

En las reuniones junto al fuego y la parrilla a las que asistí, además de los acostumbrados invitados: chorizos, morcillas, tocinos y demás, a menudo se colaba un invitado no muy bienvenido: la culpa.

Cuando la deliciosa materia adiposa de las viandas empieza a chisporrotear; con frecuencia aparece quien, con fingido alivio, dice: “ya está soltando la grasa”. Lo que significa que si suelta la grasa el pecado es menos severo.

El temor que aún persiste hacia la grasa es una evidencia clara del éxito de la industria del azúcar en su campaña difamatoria hacia este noble nutriente.

(Si, hubo un complot ¡Hay pruebas! Y no, no soy propenso a creer en teorías conspiratorias. Para mi Elvis está muerto, el hombre  llegó a la luna y todavía no hay pruebas de que los extraterrestres están entre nosotros.)

Hacia finales de la década de los sesenta, los científicos empezaron a investigar el aumento de las enfermedades cardiacas que se presentaba entre la población.

Había dos hipótesis sobre las cuales se estaba trabajando: una que era la grasa la culpable y la otra que era el azúcar.

Tristemente triunfó la hipótesis errónea (ahora ya sabemos porqué) y las consecuencias sobre la salud pública no tardaron en aparecer: en pocos años la tasa de obesidad se duplicó. Hoy en el mundo mueren más personas por enfermedades relacionadas con el sobrepeso que por falta de alimentos.

El lunes, el New York Times publicó un artículo en el que relata como ejecutivos de laAsociación del Azúcar, hace 50 años, pagaron a algunos científicos para que echaran por tierra los hallazgos que vinculaban al azúcar con las enfermedades cardiacas, y culparan en su lugar a la grasa.
Por desgracia, escribe David Ludwig en su libro Always Hungry, este “experimento” no resultó bien. En la década de 1960, los estadounidenses comían más del 40 por ciento de las calorías en forma de grasa. Hoy en día, la ingesta de grasa se acerca al límite del 30 por ciento recomendado por el gobierno, pero la tasa de obesidad se ha disparado, como se muestra en la figura.
Imagen
La Asociación del Azúcar en su página de internet reconoce que debieron ser más “transparentes” con relación al financiamiento de investigaciones, y alega también que es muy difícil para ellos hablar sobre hechos ocurridos hace 60 años.

Sin embargo, las malas prácticas no son cosa del pasado. Hace apenas un año el mismo New York Times publicó otro artículo en el que denunciaba como Coca-Cola (la productora de bebidas azucaradas más grande del mundo), estaba financiando con millones de dólares investigaciones que buscaban desvirtuar el vínculo entre obesidad y el consumo de gaseosas.

Por fortuna, hoy cada vez son más los investigadores que están saliendo en defensa de la grasa y señalando hacia los verdaderos culpables: el azúcar y los carbohidratos refinados.

La cuestión es de sentido común. La grasa ha estado presente en nuestra dieta desde siempre, desde el inicio de nuestra especie, así que nuestro organismo está bien adaptado para su consumo. Por el contrario, el azúcar y los hidratos refinados son inventos más bien recientes (algo así como 200 años), por lo tanto, nuestro cuerpo aún no ha evolucionado para lidiar con ellos de forma apropiada.

Es una pena que durante tanto tiempo hallamos persistido en una política equivocada y dañina. Pero también debemos celebrar que por fin se está corriendo el velo y estamos empezando a ver la realidad. Una realidad que siempre estuvo visible.

El poder del lenguaje: “El sí te cambia la vida”. Lydia Mudarep

La imparable economía colaborativa

http://economia.elpais.com/economia/2014/06/20/actualidad/1403265872_316865.html 

Miles de plataformas electrónicas de intercambio de productos y servicios se expanden a toda velocidad en un abierto desafío a las empresas tradicionales. 

Una octavilla en una protesta contra la aplicación Uber en Madrid.  BLOOMBERG
Compartir en vez de poseer. La economía colaborativa o consumo colaborativo quiere cambiar el mundo. Plantea una revolución abrazada a las nuevas tecnologías. El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) le calcula un potencial de 110.000 millones de dólares (82.000 millones de euros). Hoy ronda los 26.000 millones. Y quienes participan a título personal en este sistema basado en intercambiar y compartir bienes y servicios a través de plataformas electrónicas se embolsan, según la revista Forbes, más de 3.500 millones de dólares (2.580 millones de euros).
De hecho, la Red está llena de ejemplos que cuentan ese éxito. Sabrina Hernández, una estudiante de la Universidad de San Francisco, cobra 40 dólares (30 euros) la noche, a través del sitio DogVacay, por cuidar perros en su casa. Al mes, dice, gana 1.200 dólares. Mientras que Dylan Rogers, un vendedor de coches de Chicago, recauda 1.000 dólares mensuales alquilando su BMW Serie 6 usado en RelayRides. Dos voces entre millones que revelan el calado del cambio. Tanto que esta era de la economía compartida “crea nuevas formas de emprender y también un nuevo concepto de la propiedad”, sostiene Thomas Friedman, columnista del periódico The New York Times.
Ahí, quizá, reside la verdadera revolución. Desde la noche de los tiempos, el sentido de posesión ha sido inherente al ser humano; sin embargo, algo empieza a cambiar. “Hemos pasado de un mundo en el que sobra de todo a otro en la que la mayoría no puede disfrutar de lo que este siglo ofrece a menos que sea compartiéndolo”, apunta el inversor en nuevos negocios Rodolfo Carpentier. “Quien no puede tener se conforma con probar. Esto es lo que hace a este movimiento imparable”.

LOS EJEMPLOS

  • Intercambio de ropa: ThredUP. 
  • Coches compartidos: Zipcar, SideCar, Lyft, Bluemove, Getaround, Uber.
  • Préstamos económicos:LendingClub.
  • Alojamiento de viajeros:Hipmunk, Airbnb.
  • Trueque de comida:Compartoplato, Shareyourmeal. 
  • ‘Crowdfunding’: KickStarter, Verkami.
¿Aunque es solo eso, una respuesta a la frustración? Carlos Blanco, un conocido emprendedor español, cree que esta forma diferente de consumir es “una consecuencia de la digitalización, pero también una réplica frente a los abusos en los precios, el mal servicio y la pésima regulación”. Es un caballo de Troya dentro de un sistema que fomenta que en el planeta haya objetos valorados en 533.000 millones de dólares que no se utilizan.
A partir de ese intruso se entiende que esta propuesta es algo más que sofisticados algoritmos que casan oferta y demanda. Para algunos, el consumo colaborativo es una respuesta a la inequidad y la ineficiencia del mundo. Lo cuentan los números. El 40% de los alimentos del planeta se desperdicia; los coches particulares pasan el 95% de su tiempo parados; en Estados Unidos hay 80 millones de taladradoras cuyos dueños solo las usan 13 minutos de media, y un motorista inglés malgasta 2.549 horas de su vida circulando por las calles en busca de aparcamiento. ¿Podemos consentir ese desperdicio? ¿Hacen falta tantos coches? ¿Necesitamos esas taladradoras o perder ese tiempo? Al fondo, la Tierra alcanzará 9.000 millones de habitantes en 2050. Y habrá que alimentarlos, en un tiempo donde el paro será una pandemia. Hay algo de apocalíptico si juntamos todas estas ideas, pero también de hartazgo.
“El capitalismo sin control ha dejado a mucha gente desilusionada. Personas que buscan nuevos caminos que den sentido a sus vidas”, reflexiona Jan Thij Bakker, cofundador de Shareyourmeal, una plataforma holandesa dedicada a compartir comida que empezó siendo un grupo de WhatsApp y que cerrará el año con 100.000 miembros.
Porque este nuevo consumo tiene mucho de maltusiano. Se multiplica a tal velocidad que ya hay 5.000 empresas compitiendo con las tradicionales. Y en todas las actividades. Intercambio de ropa (ThredUP), coches compartidos (Zipcar, SideCar, Lyft, Bluemove, Getaround), préstamos económicos (LendingClub), alojamiento de viajeros (Hipmunk), trueque de comida (Compartoplato), crowdfunding (KickStarter, Verkami).
Consciente de que, una vez abierta la caja de Pandora, las repercusiones son profundas, la Unión Europea redactó en enero pasado un dictamen de iniciativa para entender estos vientos. “El consumo colaborativo representa la complementación ventajosa desde el punto de vista innovador, económico y ecológico de la economía de la producción por la economía del consumo. Además supone una solución a la crisis económica y financiera en la medida que posibilita el intercambio en casos de necesidad”. ¿Demasiadas expectativas?
El consumo colaborativo tiene su lado oscuro: aplicaciones como Uber o Airbnb lo han revelado
Puede, aunque en la sociedad española el mensaje arraiga. La firma de estudios de mercado Nielsen dice que el 53% de los españoles estarían dispuesto a compartir o alquilar bienes en un contexto de consumo colaborativo. Ese porcentaje es nueve puntos superior a la media europea (44%). Aunque en países donde la recesión ha sido profunda, como Portugal (60%) o Grecia (61%), las ratios son más altas. “La crisis económica ha conducido a un cambio de mentalidad de los ciudadanos en su manera de relacionarse social y económicamente”, analiza Gustavo Núñez, director general de Nielsen Iberia.
Sin embargo, este consumo también tiene un lado oscuro. Aplicaciones como Uber o Airbnb lo han revelado. La primera conecta pasajeros con conductores; la segunda busca y comparte alojamiento. Ambas están bajo vigilancia. Uber es un gigante. En solo cuatro años de existencia ya vale 18.000 millones de dólares y opera en 132 países. Y su éxito ha chocado de frente en Europa contra el mundo del taxi, que le acusa de competencia desleal. El coloso se defiende. “No somos enemigos de los taxistas ni del sector. Las protestas [vividas la semana pasada en varias capitales europeas] son excesivas y lo único que pretenden es mantener la industria en un estado inmovilista”, argumenta un portavoz de la firma.
Tampoco se ha librado de los problemas Airbnb. Un sitio de alojamientos para particulares que surgió en 2007 y que ya ha encontrado cama a 10 millones de personas. Desde hace un par de meses, la Fiscalía de Nueva York investiga el impacto de estos alquileres a corto plazo, porque podrían restringir la oferta de inmuebles y volverlos menos asequibles en las grandes ciudades. Además, en la Gran Manzana, alquilar un apartamento completo por menos de 30 días es ilegal. Complicada convivencia. “Queremos trabajar con todas las partes implicadas en una regulación justa que permita a las personas alquilar de forma ocasional la casa en la que viven”, apuntan en Airbnb, y se refugian en los números. España es el tercer mercado más importante del mundo para la compañía, con más de 57.000 propiedades. ¿Impactarán estas cifras en su entorno? “No creo que desestabilice el sector inmobiliario, aunque puede frenar la construcción de viviendas”, observa Luis Corral, consejero delegado de Foro Consultores.
En el fondo estos modelos de éxito digitales tienen el problema de chocar contra el statu quo económico. Ya sea la industria del motor, los operadores turísticos o el mundo financiero, donde, por cierto, aparecen propuestas de desintermediación que amenazan la cuenta de resultados de los bancos, como la española Kantox, que propone el intercambio de divisas entre empresas. “Pero poco pueden hacer, la tecnología es imparable. El sector financiero será asediado como lo han sido los medios de comunicación o la música”, advierte el business angel Luis Martín Cabiedes.
De cualquier forma, compartir, prestar, alquilar son verbos que se expanden con una fuerza nunca vista por la economía mundial. Surgen miles de plataformas electrónicas que los emplean. Y aunque queda tarea pendiente —regular ciertas aplicaciones, para evitar que engorden la economía sumergida, y mejorar los derechos de los consumidores—, el éxito de esta forma de consumir revela una sociedad que quiere cambiar la manera en que vive. Buenos augurios en unos días en los que es difícil extraer poemas de las noticias.

“Todo disfraz repugna al que lo lleva”. Silvina Ocampo

La taxonomía de Bloom: ¿hablamos? (2/2)

http://www.javiertouron.es/2016/09/la-taxonomia-de-bloom-hablamos-22.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+javiertouron%2FBNEI+%28Javier+Tour%C3%B3n+-+Talento%2C+Educaci%C3%B3n%2C+Tecnolog%C3%ADa%29 


Es interesante leer la entrada precedente que conecta directamente con esta. Ahora quiero ofreceros una tabla en la que se relacionan la dimensión del conocimiento y la dimensión relativa a las funciones cognitivas.

Las filas de la tabla representan cada uno de los seis niveles del proceso cognitivo que van desde las habilidades de pensamiento de orden inferior, en la parte inferior, hasta las habilidades de pensamiento de orden superior, en la parte superior. Las columnas representan la dimensión del conocimiento, que va desde lo más concreto a la izquierda a lo más abstracto a la derecha.

Cada celda de la tabla proporciona un ejemplo de un objetivo de aprendizaje que, generalmente, corresponde a la intersección de los niveles del proceso de conocimiento y las dimensiones de la taxonomía. El verbo (en negrita) se refiere acciones asociadas con el proceso cognitivo previsto. El objeto de cada frase (no negrita) describe el conocimiento que los alumnos deben adquirir o construir.

Puede ser de utilidad tanto para formular objetivos como para clasificar los que ya nos hayamos planteado. Esto nos permitiría conocer el porcentaje de objetivos de cada categoría en nuestra programación, o qué nivel de complejidad tienen nuestros objetivos de acuerdo a la capacidad y competencia de nuestros alumnos... ¡Porque supongo que no plantearéis los mismos objetivos para todos los alumnos! Desde luego con los que tienen dificultades de aprendizaje no lo hacéis. ¿Por qué hacerlo con los más capaces? No lo entiendo.


Una imagen que refleja el contenido de la tabla anterior, sin traducir, es la que incluyo abajo. Una representación interactiva de la misma en flash puede verse desde este enlace.

Mi agradecimiento al Center for Excellence in Learning and Teaching de la Universidad de Iowa por permitirme adaptar y utilizar su material.



"Ama lo que haces y lo que haces te amará cien veces más". Enric Corbera

Divulgar ciencia en forma de cuento

http://www.lavanguardia.com/economia/management/20160923/41502235945/divulgar-ciencia-cuento-posible.html 
  • El investigador Guillermo Orts-Gil apuesta por el storytelling para acercar el conocimiento a la sociedad
  • Carl Sagan condujo 'Cosmos' en 1980

Carl Sagan era cosmólogo, astrónomo y astrofísico, pero ganó el Pulitzer como escritor de no ficción, creó una serie de televisión, fue guionista de cine y quiso diseñar un videojuego que enseñara “mucha astronomía en un contexto emocionante”. Sabía lo importante que era contar historias paradivulgar ciencia, y lo practicó durante toda su vida.
Así pues, no debería haber cogido a nadie por sorpresa que en el pasadoCampus Gutenberg, organizado por la UPF Barcelona School of Management, hubiera un taller titulado ‘Storytelling y comunicación científica: como desarrollar tu creatividad y conectar con todo tipo de público’, del que se encargó el coordinador científico internacional Guillermo Orts-Gil. Pero lo hizo. Sorprendió.
“Si una de las características más importantes del científico es pensar fuera de la caja, ¿por qué no hay más investigadores que se lancen a contar historias sobre ciencia?”, se pregunta provocadoramente Orts-Gil. “Y mi respuesta es: porque todavía no saben que son capaces de ello”.
Para él, explicar la ciencia “en forma de relatos con estructura de cuentos” es perfectamente posible, y sirve tanto para introducir nuevos conceptos, como resultados de estudios, e incluso para difundir nuevos descubrimientos. Es así como, en tanto que divulgador científico, acerca “conceptos complejos a personas que no necesariamente tienen formación académica”.
De hecho, sostiene que es gracias a la ciencia que hoy podemos saber que “escuchar historias estimula nuestro cerebro de manera distinta a cuando simplemente estamos expuestos a una sucesión de datos”. Además, argumenta que el storytelling “puede ser capaz también de conectar con una parte más emocional de las personas”, por lo que la comunicación se vuelve más efectiva.
Para él, el ejemplo a seguir es el teórico estadounidense y ganador del premio Nobel de Física Richard Feynman, uno de los responsables del desarrollo de la bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial y el primero en introducir el concepto de nanotecnología.
“Era un gran científico con una gran creatividad, pensamiento divergente y talento para contar historias. Cuando Feynman daba una clase, el aula se convertía en una sala de teatro, él era el actor principal y los estudiantes su público. Feynman escribió historias deliciosas sobre ciencia, conocimiento y pensamiento, tales como El nombre de los pájaros o la Oda a una flor”, detalla.
Orts-Gil relata que en su caso particular empezó a contar “historias de ciencia cuando trabajaba como investigador en la Sociedad Max Planck. Allí aprendí muchísimo de colegas norteamericanos, sobre cómo explicar mis resultados de manera correcta pero atractiva”.
Ahora bien, el profesor, divulgador y científico atribuye al storytelling dos objetivos principales: “acercar la ciencia a la sociedad de un modo atractivo e intentar hacernos reflexionar sobre el mundo y nuestras vidas. Yo lo llamo entender el mundo sin entender de fórmulas. Añade que, “al fin y al cabo, aparte de descubrir cosas y curar enfermedades, la ciencia también es una herramienta poderosísima para ayudarnos a pensar más y mejor, para no dejar de hacernos preguntas”.